El Shinai

A Kamiizumi Isenokami creador del Shinkage Ryu, un estilo de kenjutsu, nacido en el año 1508 se le atribuye la invención de shinai. Este samaurai es considerado como un kensei, santo de la espada dada su gran habilidad con esta, aparte de haber también hábil en el uso del yari o lanza. También se le atribuye a su gran número de alumnos directos la difusión del arte de la espada, es mas, la escuela Shinkage se convirtió en la mas grande del Japón del 1500 gracias al esfuerzo y dedicación de los alumnos de Kamiizumi.

El shinai creado por Kamiizumi era muy diferente al que se conoce actualmente, se llamaba futuro shinai y estaba constituido de 32 lamas de bambú cubiertas con una tela resistente semejante a la lona o cuero. Este shinai permitió a los practicantes por primera vez poder golpear a sus oponentes con fuerza y foco sin tener que lesionarlos gravemente. En la actualidad el Shinkage Ryu sigue utilizando este tipo de shinai.

A Ono Tadake, un maestro de la epoca Edo de Japón también se le atribuye la invención de un sable de bambú que fue perfeccionado por Chuta Nakanishi uno de sus alumnos alrededor de 1750 e igualmente desarrolla los kote. Este último funda una escuela donde utiliza estos accesorios juntos con otros logrando espectaculares resultados entre sus alumnos.

Con la armadura y el shinai es posible golpear y atacar sin temor a las heridas, lográndose velocidad y técnica en corto tiempo. Este éxito hace que poco a poco las demás escuelas de Japón adopten el shinai tras algunas reticencias.

El shinai es un sable compuesto por cuatro cañas de bambú unidas en sus extremos por dos piezas de piel, una pequeña en la punta y otra mayor en el mango, unidas y tensadas por un cordón. Lleva además una guarda o tsuba de caucho de forma circular.

El hecho de estar formado por cuatro lamas se debe a la necesidad de restarle potencia en el golpe y, por tanto, hacerlo menos peligroso. Con ello, además se le hace más flexible y al mismo tiempo, por su sonido, el árbitro de un combate puede estimar la bondad y limpieza del golpe.

Las medidas y pesos reglamentarios de los shinais son: Infantiles: menos de 112 cm de largo y de 375 a 450 g de peso. Juveniles: menos de 115 cm de largo y de 450 a 485 g de peso. Adultos: menos de 118 cm de largo y de 485 g de peso mínimo.

Mi experiencia
El Shinai es el bien más preciado de un Kenshi y debe ser cuidado durante el entrenamiento para que nos dure el mayor tiempo posible, y para ello cuando tengan el suyo propio, ya que en algunos Dojos algunos empezamos con colihues y luego con Shinai prestado, fíjense bien en como va armado para que puedan desarmarlo y repararlo.

Para empezar cuando está nuevo debemos cortar unas aristas que trae en los nudos de cada varilla, ya que si se las dejamos tal cual, al golpear, éstas aristas se presionan entre sí provocando una tensión que facilita que la varilla se rompa, por lo que es mucho mejor que cortemos esas aristas o las limemos dejándolas cuadradas, de manera que al encontrarse con su varilla opuesta, los nudos no se apoyen entre si y no se ataquen al momento del golpe. Se debe rebajar la arista solo un poco (3 ó 4 m.m.), para que el Shinai no quede tan flojo y conserve su forma después de dar un potente Kote, Men, Do o Tsuki.

Para conservarlo durante el tiempo es recomendable impregnarlo con aceite de máquina, de cocina o vaselina líquida, esto se hace poniendo todas las varillas con su lado cóncavo hacia arriba y empapando esta cara con el aceite tanto como sea posible, demora unos días en secar pero la espera vale, no lo afectará la humedad y quedará más pesado. Al estar impregnado de aceite, las fibras de bambú se hacen más flexibles por lo que no se desastillará tan fácil.

Cuando inevitablemente se desastille vuestro Shinai, deben raspar la zona dañada con un cuchillito o algo con filo, debes hacerlo a favor de las fibras tratando de de suavizarla, en los casos más severos solo queda “entrar a picar”, cortando las fibras dañadas diagonalmente en el sentido de las mismas para tratar de alisar el “escalón” que quedará y luego se pasa una lijita fina y listo.

Otro detalle para los Shinai nuevos, si los miran de manera perpendicular a ustedes, se ve que la forma de la varilla es como un ojo, algo así como almendrado, bueno la idea es dejarlas como un ovalo, o sea, sin esos “vértices” laterales ya que son esos los que primero se desastillan al friccionar con las otras varillas o al pegar en el Mengane.

Los golpes que más matan al Shinai son los Men sobre el Mengane (el fierrito central de la rejilla del Men) por lo que deben darlos pegando un poco mas arriba del Men. Los Do sin girar el Shinai no son tanto como el Men, pero igual dañan las varillas, por eso al girarlo, las varillas superior e inferior se juntan y las laterales ayudan a soportar el impacto.